dolmen

Leyendas del Dolmen de la Losa Mora

Que los primeros hombres que moraron la faz de la tierra transcurrieran por estos lugares no es ningún secreto. Numerosas muestras megalíticas de carácter funerario dan prueba evidente de que los prehistóricos nos regalaron un legado de gran valor cultural como son los dólmenes. Se trata de un sepulcro prehistórico construido por los primeros pastores neolíticos de Guara, que ha llegado hasta nosotros desafiando el paso del tiempo. Sólo conocemos su cultura a través de estos imponentes testimonios, que llamamos megalitos (de mega, grande y lithos, piedra).

En el paraje de Rodellar, camino del barranco de Mascún, entre los espacios ideales para disfrutar de tranquilidad, se llega al Dolmen de Losa Mora. Los dólmenes representan una actitud espiritual ante la muerte diferente a todo lo conocido hasta entonces. Estas ingentes obras se levantaron con primitivas herramientas, gran esfuerzo e ingenio.

Observando su tamaño y su ubicación solitaria en el paisaje es fácil comprender que las gentes del lugar cuenten remotas leyendas de brujas, tesoros perdidos, seres fantásticos y sucesos extraordinarios para explicarse como pudo surgir semejante mole en ese enclave.

  • Como el que le sucedió a un vecino de Rodellar que iba a vender a Nocito. Al pasar junto a la Losa Mora una forma humana con luces brillantes en torno a su cabeza, se subía a lomos de su cabalgadura moliendo a palos al desgraciado buhonero.
  • Otra leyenda cuenta que un rey moro enamorado de una princesa cristiana huyó a caballo con ella, perseguido por sus parientes y envuelto en una nube de flechas. Al bajar del caballo descubrió que su amada estaba muerta. La lloró amargamente, sepultó sus restos y sobre ellos levantó este túmulo. Después fue al encuentro de sus enemigos y se dejó dar muerte.
  • También se cuenta que por esas tierras pasó una hilandera con su rueca y una gran piedra sobre la cabeza. Cuando llegó al lugar donde está el dolmen dejó la piedra en posición horizontal sobre otras dos que ahí estaban clavadas en el suelo. El hilo que la hilandera trabaja en su rueca representa la vida: cuando se le acaba el hilo ha llegado el momento de la muerte. Entonces deja la piedra que lleva cargada sobre la cabeza para hacer con ella su propia tumba.

Todas esas historias hacen que ese entorno tenga más interés y curiosidad por conocerlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>