tremoncillo

La fragancia del tremoncillo

Desde los tiempos más remotos, se han recurrido a las plantas como fuente de medicamentos, uso culinario o simplemente como fragancia. Y así la gente mayor conoce y usa las plantas, porque siempre lo ha hecho, y tiene la costumbre de ir al monte y coger algunas hojas, como lo hacían sus padres. Los jóvenes no las conocen tanto, aunque también cada vez más se acercan a ellas con el boom de las infusiones.

El tremoncillo es el nombre que se da al tomillo en nuestra tierra aragonesa, planta que despide un intenso y típico aroma, que se incrementa con el roce. Las flores aparecen de mediados de primavera hasta bien entrada la época estival y se presentan en racimos terminales que habitualmente son de color violeta o púrpura aunque también pueden ser blancas.

Los egipcios, para quienes la palabra “tham” significaba “fragancia”, lo utilizaron para hacer el proceso momificación, quienes desconocían completamente que el tremoncillo contiene el compuesto de timol, que tiene fuertes propiedades bactericidas y fungicidas.

Los griegos y romanos lo utilizaban tanto como un antídoto contra el veneno y para evitar la peste.

Los romanos creían que podía trasmitir energía y valor, y era intercambiado por los soldados, como muestra de respeto. Así es como el tomillo llegó a ser asociado con el valor y coraje. Incluso rociándolo en el queso y el alcohol, para evitar la depresión.

En la Edad Media, las personas colocaban el tremoncillo bajo las almohadas para evitar las pesadillas, y en sus baños para purificarse para los ritos religiosos.

Ahora es buena época para recolectarlo y dejarlo secar para su uso culinario, medicinal o como hierba arómatica. El tremoncillo tiene componentes muy interesantes entre los que destacan el aceite esencial con fenoles como timol y carvacol, flavonoides y terpenoides.

Estos componentes le confieren al tremoncillo de propiedades antibacteriana, hipotensiva, antivírica, expectorante, antiinflamatoria, antiséptica, digestiva, mucolítica, antioxidante, carminativa, antifúngica, analgésica, demulcente, antitusiva y diurética.

El tremoncillo… una manera de mantenernos saludables con métodos completamente naturales, económicos y autóctonos!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>